ENFOQUE Y ATENCIÓN

Introducción

La palabra hebrea “azán” se traduce como “prestar oído” “Enfoque y atención” y significa literalmente “expandir, ensanchar el oído”. Hay otras palabras hebreas asociadas a la virtud del enfoque y la atención, como la palabra “shamá”, que significa “oír con inteligencia”. La palabra griega “ekrémamai”, significa “colgarse de los labios del que habla” y es la palabra que se usa en Lucas 19:48 para describir la actitud de las multitudes frente a las enseñanzas de Jesús.

Las virtudes espirituales del enfoque y la atención, son aquellas que dirigen todo nuestro ser a la dirección y al camino para el cual hemos sido llamados por el evangelio. Estas virtudes nos libran de grandes enemigos de la fe como lo son:

  • La distracción.
  • La vanidad.
  • La corrupción.
  • La pérdida de tiempo.

Para que nuestro enfoque y capacidad de atención sean tomados como virtudes espirituales, es necesario que la luz que proviene de la vida espiritual afecte nuestros corazones, pensamientos y sentidos, de manera tal que nuestra voluntad y dirección en la vida sean más y más moldeados por aquella vida espiritual.

DIAGNÓSTICO GENERACIONAL

Somos parte de una generación que ha hecho de la distracción una forma de vivir. Debemos ser conscientes de los desafíos que debemos enfrentar cuando hablamos de madurez espiritual. La tecnología ha venido a traer grandes soluciones al hombre, pero también se ha vuelto en una herramienta útil para el mundo, de manera tal que interrumpe cada momento de nuestras vidas.

Los cristianos a menudo se jactan de su servicio a Dios y sus actividades religiosas, pero hay un principio que en nuestro camino a la madurez no podemos ignorar: la vida espiritual no se construye con las voluntades humanas sumadas, sino con la rendición a las intenciones y diseños de Dios.

1 Samuel 15:22 dice: “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”.

Proverbios 4:20-22 dice: “Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones; (21) que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón. (22) Porque son vida para los que las hallan, y salud para todo su cuerpo”.

LA ATENCIÓN ESPIRITUAL

Sabemos que el viejo hombre se ve una y otra vez atrapado por las mismas cosas que mantienen al mundo en tinieblas. La pregunta que podemos hacernos es: ¿De qué manera nos veremos funcionando en la atención de la vida espiritual?

Algunos pensamientos para reflexionar:

  • La naturaleza del viejo hombre también busca oír a Dios. Caín dio su ofrenda a Dios, no a Satanás. También estuvo atento a la respuesta de Dios a su sacrificio, pero esa atención y esa ofrenda lo llevaron a la muerte y al reino de las tinieblas.
  • El alma sometida a la naturaleza del hombre de pecado también tiene la capacidad de buscar a Dios y muchas veces puede también tener la disposición, pero no es esa naturaleza de la cual proviene la vida verdadera. Esa naturaleza y ese sistema de vida sólo tienen una propuesta de parte del evangelio: la cruz.

Juan 10:25-28 dice: “Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;  (26)  pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.  (27)  Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, (28) y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano”.

Vemos que no es de quien quiere el oír y obedecer a Dios, sino de aquellos que han sido llamados a esa vida. No son nuestras intenciones humanas, sino el clamor de nuestro espíritu lo relevante en cuanto a nuestra atención.

EL ENFOQUE Y LA ATENCIÓN COMO FORMA DE VIDA

Presentar batalla a toda forma de distracción puede ser provechoso para nuestras vidas en todo sentido. La atención y el enfoque son virtudes que nos hacen mejores edificadores y mejores servidores de otros. Esa disposición de nuestro corazón a ser atentos con otros debería conectarnos rápidamente a la mayor de las atenciones: la que produce la vida espiritual en nosotros. Sin embargo, será muy difícil para una persona añadir esa calidad de atención y enfoque, si su vida cotidiana, hacia lo que administra y hacia otros, está marcada por la distracción y la vanidad (actividades sin valor ni propósito).

Proverbios 7:24 dice: “Ahora pues, hijos míos, escuchadme, y prestad atención a las palabras de mi boca”.

Isaías 48:18 dice: “¡Si tan sólo hubieras atendido a mis mandamientos! Entonces habría sido tu paz como un río, y tu justicia como las olas del mar”.

Jeremías 23:18 dice: “Pero ¿quién ha estado en el consejo del SEÑOR, y vio y oyó su palabra? ¿Quién ha prestado atención a su palabra y la ha escuchado?”

LA FE ESPIRITUAL Y EL FOCO DEL EVANGELIO

La fe verdadera es un don espiritual que es dado por Dios a nuestro espíritu. Por medio de esa fe podemos estar atentos a la voz de Dios y ser atrapados por sus planes y diseños. Debemos ser sobrios al entender que nuestra alma también tiene la capacidad de creer en todo tipo de doctrinas y religiones, pero ese tipo de fe no nos conduce a la luz, sino que nos enfoca en nuestro propio bienestar y beneficio personal. Aunque nuestra alma determine creer los conceptos bíblicos correctos y declarar su fe en Dios y en Jesucristo, si ese creer no proviene de la luz espiritual de la fe no fingida, no será eficaz para depositarnos en verdadera madurez.

La fe verdadera es una luz en nuestro espíritu que insiste en mantener nuestro foco puesto en el Señor.

Hebreos 12:1-2  dice: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,  (2)  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

Lucas 9:57-62 dice: “Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas.  (58)  Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.  (59)  Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre.  (60)  Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el reino de Dios.  (61)  Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa.  (62)  Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios”.

LA ATENCIÓN Y LOS PLANES DE DIOS

La vida que nos propone el evangelio nos conduce a estar plenamente atentos a los planes de Dios. Nada en el evangelio inicia por inventiva humana, aunque provenga de corazones bien intencionados. Nuestra oración y nuestras acciones deben estar marcadas por nuestra capacidad de mantener nuestra atención puesta en Él.

La virtud espiritual de la atención y el enfoque nos permiten efectuar un sin número de actividades mientras estamos en esta tierra y en el mundo, pero sabiendo que nuestro negocio es sólo uno: el de nuestro Padre Celestial. Podemos trabajar y llevar a cabo muchas actividades diversas, pero enfocados en una sola actividad relevante: la manifestación de Cristo en nosotros y el fruto de la vida espiritual.

Hebreos 2:1 dice: “Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos”.

COMO AÑADIR ATENCIÓN Y ENFOQUE

  1. Levante día a día su clamor por el bautismo, vivencia y guía del Espíritu Santo.
  2. Disponga su corazón a oír a Dios, despejando más y más su agenda de aquellas cosas que no le conducen a su crecimiento espiritual.
  3. Lleve a su alma a crecer en el temor de Dios, de manera tal que pueda entender que nada es más importante que oír Su Voz. El temor de Dios opera en el alma para evitarnos todo tipo de transgresiones que llevan al menosprecio de las actividades espirituales y dejan al alma con tradiciones muertas y superficiales.
  4. Determine quitar de su vida aquellas conductas que reflejan distracción o incapacidad de estar enfocado. Pida a Dios su asistencia para vencer aquellas cosas de su diario vivir que quitan su enfoque de las cosas eternas.
  5. Pida a Dios entendimiento y revelación del origen de toda distracción o vicio que interrumpen su camino de crecimiento y madurez.

ALGUNOS PASAJES PARA MEDITAR

Hechos 16:14 dice: “Y estaba escuchando cierta mujer llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, vendedora de telas de púrpura, que adoraba a Dios; y el Señor abrió su corazón para que recibiera lo que Pablo decía”.

Santiago 1:25 dice: “Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace”.

2 Pedro 1:19 Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.

Tito 1:13-14 Este testimonio es verdadero. Por eso, repréndelos severamente para que sean sanos en la fe, (14) no prestando atención a mitos judaicos y a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.

6 comentarios en “ENFOQUE Y ATENCIÓN”

  1. Pingback: MAYORDOMÍA, ADMINISTRACIÓN Y PUNTUALIDAD - Herramientas Discipulares

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *